Adolfo M. Vaccaro Sitio oficial

contacto | biografia | site info

Buscar

Ingrese el titulo o parte del contenido a encontrar


VALIDAMOS!

Valid XHTML 1.0 Transitional Valid CSS!

REDES SOCIALES

Perfil en Facebook Canal en YouTube

 
Compartí este texto: Facebook Meneame Googledelicio.us Sonico MySpace Digg Technorati TwitThis LinkedIn Mixx

Poemas y visiones - 06 de Junio de 2002

Interviú a un tanguero

Interviú-a-un-tanguero
Periodista: ¿Cómo fue que en usted nació esa pasión por la música ciudadana?

Tanguero: Desde purrete vivía prácticamente en el  “Cafetín de Buenos Aires”. Por ejemplo: el “Viejo Tortoni”, “Café de los Angelitos”, “Café la humedad”, y en ellos conocí a los máximos exponentes del género. Allí frecuenté “A Discepolín”, “A Homero”, al “Gordo triste”. Fue toda una “Inspiración”, una manera de “Honrar la vida”,

Periodista: ¿Qué recuerda de su infancia?.

Tanguero: ¿”Recuerdos”?, Y....El “Patio mío”, cuando “Uno”, “Cantando”, junto a mis hermanas esperábamos ansiosos “Por la vuelta” del “Organito de la tarde”, que se anunciaba con su infaltable “Cornetín”. Era “Una emoción” que nacía “Desde el alma”, mientras a lo lejos se escuchaba a mi vieja, desde “La reja”, “Silbando”. Además de otras cosas “Intimas” que “Fuimos”, y que hoy son “El motivo” de estas “Añoranzas”.

Periodista: ¿Cómo se conformaba su familia?.

Tanguero: “Margot” era mi hermana mayor y aun recuerdo sus hermosas “Trenzas”.

Después venía “María”. “Tal vez será su voz” lo que más me quedó de ella. Y la “Mocosa” se llamaba “Estrella”, que siempre estaba vestida con su “Percal”.

Todos nacimos en “La casita de mis viejos” que estaba situada en “San José de Flores”, en una cuadra de “Casas viejas”. Como podés ver, “Barrio de tango”.

Periodista: Hábleme de sus padres.

Tanguero: Mi madre......”No me hablen de ella”. “Pobre mi madre querida”. Era “La mariposa” del hogar. Siempre “Tarareando” “El viejo vals” mientras barría el “Cordón”. Parecía que el mundo era “Solamente ella”. “Madre”, nunca voy a olvidar “La noche que te fuiste” a ese “Pedacito de cielo”.

Recuerdo que cuando me iba a la milonga yo le decía: “No me esperes esta noche”, voy a llegar “Tarde”. Mientras “Un lamento” de “Nostalgias”, parecía envolver a aquel “Caserón de tejas”, tenuemente iluminado por un “Farol”.

En cambio mi viejo, que era “Guapo y varón”, siempre estaba tomando “Mate amargo”, mientras el humo del “Tabaco” lo conectaba a ese “Antiguo reloj de cobre” que fuera herencia de mi abuelo. “De tardecita” regaba las “Madreselvas” y al “Naranjo en flor”, ahuyentando juguetonamente a los “Gorriones”. “Si no me engaña el corazón”, creo que a veces rescataba de “El olvido” a aquella “Novia ausente” que pasara por su vida antes de conocer a mi madre. Era como si “Entre sueños” buscara alguna “Confesión” que albergaba en su “Secreto”, esa “Dicha pasada” que tuviera nacimiento en aquel “Barrio pobre”.

Periodista: ¿Tuvo muchos romances en su vida?.

Tanguero: “¡Qué me van a hablar de amor!”. Dice “Un refrán”: “Hay que vivirla, compadre, hay que vivirla!”. Sin embargo, hubo un momento en que quedé “Amurado”. Y es por eso que lo que más ocupa mis “Recuerdos” son “La última cita” cuando me dijo: “No nos veremos más”. Aquella noche, casi “En la madrugada”, tomé “La última copa” de “La última curda”. “Qué fácil es decir” ahora, que esa mujer de “Ojos negros” fue mi único gran amor, dado que me quedé “Sin palabras” y “Sin piel”. “Un tropezón”. “Un romance de barrio”. “Amores de estudiantes”, que le dicen. “Mala suerte”. Ahí sucumbió mi fama de “Don Juan”, para comenzar a vivir mi “Cuesta abajo” en el terreno del querer. “Hoy es tarde”, me digo, aunque a veces “Al compás del corazón” no hay como engrupirlo. En fin, esta fue “La historia de mi amor”.

Periodista: ¿Qué espera de la vida?.

Tanguero: La vida es un “Caminito” por donde pasa “La tropilla”. Y como la existencia está llena de “Destellos”, jamás dejé que “Mi noche triste” me abatiera. Y aunque “Tengo miedo” en algunas ocasiones, me siento “Mano a mano” con la realidad. Quizás las circunstancias son nada más que un “Desencuentro” de breves apariencias. A veces me dije “Quiero huir de mí”, pero todo esto es “Cobardía”, dado que hay que tener “Garras”, pues de nada sirve decirse “Total pa’ que sirvo”. Siempre para todo hay un “Después”.

Hoy en día la vida se ha transformado en un “Loco torbellino”, debido a que el “Sueño querido” dejó de existir. “Puede ser que no te rías” por lo que voy a decirte. Mirá, todo está revestido de “Maquillaje”, de “Afiches”, de una mentira “Cachadora”. Y lo que los demás piensan “Nunca lo vas a saber”. Así que “Enfundá la mandolina” y hacete eco de “Las tristezas de la calle Corrientes”. Por momentos te dan ganas de decir “Chau, no va más”, pero uno se aferra a “El milagro”.

Y mientras la “Garúa” se acentuaba golpeando la ventana de aquel bar, bebiendo “El último café”, el periodista preguntó: -¿Qué le diría a la juventud de hoy?.

Tanguero: Hoy, que ya ni me queda el “Viejo smoking” del que fuera un “Milonguero viejo”, sustentándome en mis “Remembranzas”, que acuden desde este “Viejo rincón” que Ud. y yo compartimos, me aventuro a dejar este “Mensaje”: “Pa’ que bailen los muchachos” “Dale tango”.
Adolfo Vaccaro, escritor argentino | mensajes@adolfovaccaro.com.ar | 2002 - 2017 | Textos disponibles en el sitio: 583