Adolfo M. Vaccaro Sitio oficial

contacto | biografia | site info

Buscar

Ingrese el titulo o parte del contenido a encontrar


VALIDAMOS!

Valid XHTML 1.0 Transitional Valid CSS!

REDES SOCIALES

Perfil en Facebook Canal en YouTube

 
Compartí este texto: Facebook Meneame Googledelicio.us Sonico MySpace Digg Technorati TwitThis LinkedIn Mixx

Ensayos y política - 11 de Noviembre de 2007

Formosa, un lugar para morir

Formosa,-un-lugar-para-morir
Buscando la forma de sentarme confortablemente frente al televisor, me dispuse a escuchar las noticias de la realidad Argentina, tratando de escudriñar sobre la mutación de lo discursivo que atañe a cada campaña proselitista, comparándola con la realidad que nos toca vivir a diario. TN noticias produjo un informe investigativo, que continúa eslabonándose desde el 2003, sobre cómo se vienen realizando las elecciones en el interior de la provincia de Formosa, una de las más pobres en el contexto nacional. Y, como el asombro me fustiga a pesar de mis recaudos, pude contemplar la forma en que son tratados y utilizados los aborígenes que habitan el mencionado territorio. Quisiera hacer un breve paréntesis, abusando de la memoria, para que se tenga en cuenta el despropósito que se ha desarrollado durante décadas. Cabe recordar los 90 cuando cada legislador cobraba en todo concepto la suma de 2.000.000 de dólares anuales, dos mil por ciento mayor que en Carolina del Norte (EE:UU), cuyo PBI es cerca de 100 veces superior que el de nuestra provincia.
Continuando con el hilo inicial, los aborígenes sufren el abandono de persona por parte de las intendencias y solamente son visitados en períodos lectivos, sustrayéndoles los documentos de identidad a cambio de 10 pesos (3 dólares) para luego, durante el día de las elecciones pasarlos a buscar en camiones como a reses y llevarlos a votar con la boleta que el puntero político le pone en mano. Luego que esa lista, en sobre cerrado, es alojada en la urna, recién le son devueltos los documentos y reintegrados a sus taperas.
Y como si esto fuera un relato medieval, lo más cruento y desalmado es que una anciana, enferma de tuberculosis, falleció en el momento que la recolectora motorizada cumplía con transportar a los esclavos ciudadanos. Por falta de vehículos no pudo ser trasladada a un establecimiento asistencial para recibir un tratamiento conforme a su condición de semejante.
Esta pequeña reseña nos muestra por qué Argentina sigue sosteniéndose sobre bases feudales, en desmedro del sentido ecuménico y los argumentos fundamentales que hacen al sentimiento de hermandad. Total, todo se continúa en importantes estadísticas de disfraces corruptos para todas las tallas.
Adolfo Vaccaro, escritor argentino | mensajes@adolfovaccaro.com.ar | 2002 - 2017 | Textos disponibles en el sitio: 583