Adolfo M. Vaccaro Sitio oficial

contacto | biografia | site info

Buscar

Ingrese el titulo o parte del contenido a encontrar


VALIDAMOS!

Valid XHTML 1.0 Transitional Valid CSS!

REDES SOCIALES

Perfil en Facebook Canal en YouTube

 
Compartí este texto: Facebook Meneame Googledelicio.us Sonico MySpace Digg Technorati TwitThis LinkedIn Mixx

Breves historias de vida - 26 de Julio de 2005

Similitud

Similitud
Quisiera en este breve pensamiento alegórico establecer ciertas similitudes entre dos personajes de la historia, de diferentes trascendencias y parangones, buscando el paradigma que dejaron a través de su lucha y enseñanza.

Ambos nacieron en aposentos humildes. Tuvieron escaso tiempo para realizar su meteórica obra. Los dos murieron a los 33 años.

En distintas épocas debieron luchar contra mentalidades y sistemas poderosos y absolutistas. Fueron, son y serán cuestionados por quienes no comparten sus filosofías, sus obras o sus actitudes de vida.

A uno, lo ultrajaron y crucificaron.

Al otro, ensañándose con su cadáver lo vejaron, para en sendas oportunidades demostrar quienes eran los que gobernaban y los que siguen sintiéndose dueños de esta tierra.

Los dos fueron, de acuerdo a como se quiera interpretar sus mensajes, revolucionarios y pacifistas.

Los dos lucharon a favor de la dignidad de los hombres y por el sentido igualitario que debe existir entre los que pretendemos alcanzar un nivel de vida conforme a lo que merecemos.

Los dos se ofrecieron en holocausto por lo que creían respecto a la verdad y la justicia.

Uno dijo:-"Amad al prójimo como a vosotros mismos".

El otro:-"Donde hay una necesidad, hay un derecho".

Uno sentenció, refiriéndose a los necios y poderosos: -"Será más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja, que vosotros al reino de los cielos".

El otro: -"Yo estaré con ellos, peleando por la razón de los pueblos".

El primero de ellos cumplió 2000 años de existencia, y en todo el mundo, para los que creen en Él, sigue siendo el amparo para sostener la angustia y el sueño de los ruegos.

El segundo cumplió, éste 26 de Julio, apenas 49 años de fallecido, en un nimio país de América del Sur, que le permitió predicar y ejecutar el sentido de justicia social, de la que hoy carecemos.

El primero está sentado a la diestra de Dios; mientras que el segundo (sin tener la intención de sacralizarlo y por tratarse de una mujer) está ubicada del lado del corazón del Todopoderoso.

Es probable, que cuando emprendamos el camino hacia la eternidad y tengamos que leer el libro de nuestras acciones de vida, la volveremos a ver cobijando, con sus menudos brazos, a algún niño o anciano despojados de pobrezas, para llevarlos hacia el regocijante camino de la luz.
Adolfo Vaccaro, escritor argentino | mensajes@adolfovaccaro.com.ar | 2002 - 2017 | Textos disponibles en el sitio: 583