Adolfo M. Vaccaro Sitio oficial

contacto | biografia | site info

Buscar

Ingrese el titulo o parte del contenido a encontrar


VALIDAMOS!

Valid XHTML 1.0 Transitional Valid CSS!

REDES SOCIALES

Perfil en Facebook Canal en YouTube

 
Compartí este texto: Facebook Meneame Googledelicio.us Sonico MySpace Digg Technorati TwitThis LinkedIn Mixx

Fábulas - 23 de Septiembre de 2006

Simposio

Simposio
Para tratar el tema de la verdad, invitaron a un Simposio Universal al Hacer, al Tener, a los Sueños y al Ser.
De acuerdo con este orden de presentación, fueron expresando (estos importantes invitados) sus correspondientes interpretaciones respecto a sus verdades.
El Hacer dijo: -Soy la fábrica que diseña todo lo que hay sobre esta Tierra, en forma real e imaginaria. Hago el amor, el arte, edificios, seres humanos, especies animadas, el universo inanimado, lluvia, ríos, mares, devastaciones, guerras, sombra, alimentos, trabajo. Pero donde encuentro mayormente el sentido de mi verdad, es cuando realizo algún milagro. 
El Tener, por su parte, manifestó: -Yo consumo casi todo lo que el Hacer genera y mi esencia está en la posesión. Soy abundante en dominios y experto en ambiciones. A veces me divierto con los hombres, llevándolos a la irracionalidad, a la ambición del poder, al fanatismo y a la autodestrucción. Mi verdad está basada en la inequidad y en el determinismo. 
Los Sueños expresaron: -Nosotros compendiamos al Hacer y al Tener, dándole una deformación interpretativa a la realidad. Elaboramos oníricamente ansiedad, tristeza, olvido, argumentos inverosímiles, conflictos simulados, miedo y situaciones atempóricas. Nuestra verdad está en lograr insustancialidad respecto al Tener y al Hacer. 
El Ser, reflexionando sobre todo lo antedicho, mencionó: -Yo habito en la conciencia de los hombres, en donde el bien y el mal libran una feroz batalla para conseguir su trascendencia. Soy el caldo de cultivo de dioses y demonios. Y solamente por designio de ellos, ustedes pertenecen al destino, nada más que como armas poderosas que son utilizadas en tan vasto derrotero. Yo soy el gobierno y seré el árbitro que declarará, ante el tribunal de la Verdad Absoluta, la sentencia, el fin y la victoria. 
  
La pupila del corazón es la única que puede captar la presencia de Dios
Adolfo Vaccaro, escritor argentino | mensajes@adolfovaccaro.com.ar | 2002 - 2017 | Textos disponibles en el sitio: 583