Adolfo M. Vaccaro Sitio oficial

contacto | biografia | site info

Buscar

Ingrese el titulo o parte del contenido a encontrar


VALIDAMOS!

Valid XHTML 1.0 Transitional Valid CSS!

REDES SOCIALES

Perfil en Facebook Canal en YouTube

 
Compartí este texto: Facebook Meneame Googledelicio.us Sonico MySpace Digg Technorati TwitThis LinkedIn Mixx

Ensayos y política - 01 de Enero de 2004

Alondras y gorriones

Alondras-y-gorriones
La taquilla desborda concurrencia. La gala juvenil viste la noche, esperando el estridente comienzo del rock callejero. El distingo se ausenta y un nudo de cuerpos niega aquellas diferencias que en otra parte no sucedería. Los altos y los bajos escuchan la advertencia del que viene acaudalando sus miserias, a cambio de seis grandes que otorga su licencia. Y los primeros acordes se silencian por el grito, que en su euforia dispone la inocencia. El niño llorando en un baño guardería, reclama la presencia de su joven madre. Ella, abismada se sujeta en clave de Fa, esperando el batallar de sus pródigos latidos. El concierto ha comenzado, y una centella alcanza el oscuro cielo envuelto de mortaja. La ígnea lluvia se desplaza entre la inmisericorde crudeza del destino y el desafío pecuniario del infame. La mirada de cristal fulgente, se vuelve sombra de fumífero camino. El aire engloba su sentencia, disipando el vital fundamento. La alondra y el gorrión son entrampados en la angurria de un papel de cinco pesos, y ese candado dispuesto por el sepulturero rico de inmoral sustento.
El que cava la tumba, resiste cobardemente reclamando su derecho, devastando - con delatora complicidad - la usurpación de los sueños. Es el mismo que todos los días nos recuerda que somos víctimas de sus deseos. Alejándonos de un próspero mañana, a cambio de una razón ignominiosa, impidiendo el curso de los tiempos.
Adolfo Vaccaro, escritor argentino | mensajes@adolfovaccaro.com.ar | 2002 - 2017 | Textos disponibles en el sitio: 583