Adolfo M. Vaccaro Sitio oficial

contacto | biografia | site info

Buscar

Ingrese el titulo o parte del contenido a encontrar


VALIDAMOS!

Valid XHTML 1.0 Transitional Valid CSS!

REDES SOCIALES

Perfil en Facebook Canal en YouTube

 
Compartí este texto: Facebook Meneame Googledelicio.us Sonico MySpace Digg Technorati TwitThis LinkedIn Mixx

Breves historias de vida - 06 de Junio de 2003

El más campeón

El-más-campeón
Tal vez, durante los últimos relámpagos de su mente activa, las imágenes de su Maserati 250F perforando la torrencial lluvia, hayan crispado tenuemente sus viejas manos como atesorando la corona de laureles suspendida en su cuello y que fuera el testimonio de haber ganado el primer Gran Prix de la República Argentina de fórmula uno.

En esa solitaria exposición de recuerdos que lo aproxima a la meta definitiva de su vida se entremezclan el sentimiento de gloria junto a los oscuros nubarrones que forman parte del inigualable éxito jamás alcanzado en la contienda del volante. Como aquel ocurrido un once de Junio del 55, cuando liderando en Le Mans, sobre un Mercedes Benz 300 SLR, un trágico accidente cobró la vida de ochenta y tres eufóricos espectadores. O bien haber sido secuestrado el 26 de Febrero del 58 en Cuba que lo marginó de la carrera de La Habana. O su más importante accidente acaecido el 8 de Junio del 52 durante la primera vuelta de Monsa, producto de un despiste, que le ocasionó graves lesiones en las vértebras cervicales, teniéndolo ausente de las pistas durante siete meses.

Mientras la sombra se acerca lentamente al pié de su lecho, recuerda su frase publicada: 'Mi vida a 300 Kms. por hora'.

Es probable que su postrer mirada se haya detenido en esa plaqueta que lo distinguió como 'El mejor deportista de la historia del deporte argentino'. Sin embargo, si usted alguna vez pasa por Balcarce enchuecará sus piernas, sentirá sobre el empeine de su pié derecho, y en la palma de sus dos manos un cosquilleo profundo que aumentará los latidos de su pecho, y una ráfaga de luz lo acompañará hasta el límite de la ciudad que lo despedirá con la sonrisa indeleble de su quíntuple campeón del mundo, impregnándolo de una trascendencia que lo enorgullecerá. Y no lo olvide, gracias a él, también usted es parte de nuestra historia.
Adolfo Vaccaro, escritor argentino | mensajes@adolfovaccaro.com.ar | 2002 - 2017 | Textos disponibles en el sitio: 583