Adolfo M. Vaccaro Sitio oficial

contacto | biografia | site info

Buscar

Ingrese el titulo o parte del contenido a encontrar


VALIDAMOS!

Valid XHTML 1.0 Transitional Valid CSS!

REDES SOCIALES

Perfil en Facebook Canal en YouTube

 
Compartí este texto: Facebook Meneame Googledelicio.us Sonico MySpace Digg Technorati TwitThis LinkedIn Mixx

Ensayos y política - 01 de Enero de 2004

El Poder, la fe y la riqueza

El-Poder,-la-fe-y-la-riqueza
No suele hablarse, ni dentro ni fuera de las iglesias que pueblan todo nuestro planeta, de los tesoros, acciones, obras de arte, libros incunables y bienes económicos que posee la Santa Sede.
A veces nos enteramos de exposiciones celebradas en los más importantes centros urbanos del primer mundo, donde se muestra parte de esa magnificencia e historia de objetos sacralizados - actualmente, en el Museo de Ciencias Naturales de Houston, que principió el 8 de Mayo y que concluirá el próximo 27 de Julio del corriente año -.
Resultaría imposible hacer una evaluación aproximada de la mayor riqueza institucional instaurada en nuestra tierra, que fuera procurada gracias a las palabras del sabio más pobre, sustentador del ejemplo y mártir de una filosofía inaplicada a través de los jerarcas de la fe, ínclitos dueños de la engañosa evangelización secular y de la inapenable representación de los milagros.
Recordando algunos datos encontrados en el libro titulado "Las finanzas del Vaticano", escrito por el periodista de investigación Rafael Rodríguez, el Vaticano, una institución cuya tarea es estrictamente espiritual, necesita dólares para cumplir su obra evangelizadora y que sus cuentas no arrojen números rojos. «Por sexto año consecutivo», dijo el presidente de la Prefectura de los Asuntos Económicos del Vaticano, Sergio Sebastiani, «la Santa Sede cierra el balance en activo. Los gastos totales, para el ejercicio de 1998 han sido de 203,2 millones de dólares, mientras las entradas han sido de 204,7 millones de dólares, lo que comporta exactamente una ganancia de 1.516.000 dólares ».
La mayoría de los gastos de la Santa Sede ha sido destinado a mantener lo que en el ámbito eclesiástico se llaman «actividades institucionales», es decir, el funcionamiento de la potente maquinaria burocrática curial, con sus congregaciones, consejos, tribunales y oficinas, en las que trabajan 2.581 empleados.
¿Y de dónde sale el dinero para cubrir los gastos del Vaticano? Sebastiani asegura que las actividades financieras e inmobiliarias de la Santa Sede han contribuido de manera significativa a la cobertura de los gastos, con una ganancia de 26 millones de dólares. La actividad inmobiliaria ha generado 15,5 millones de dólares, y las entradas derivadas de los donativos de todo el mundo ascendieron a 22,8 millones de dólares. (Fuente: El Mundo - José Manuel Vidal)
Sobre las finanzas del Vaticano recogidas de la revista Inglesa The Economist, asegura que el "Papa preside la principal sociedad accionaría del mundo con un capital de 3.900 millones de dólares y que tiene su dinero invertido, en acciones del Vaticano, con las siguientes empresas: General Motors , Betlehem Steele ,Bankers Trust CO ,Golf Oil ,Shell ,Fiat ,General Electric ,Casino de Monte Carlo ,Beretta de Armamentos .TWA Aviación ,Chase ,Manhattan Bank ,Rostchild Bank etc etc.
"La Basílica de Guadalupe , en 1996, recaudaba sólo de limosnas la cantidad de 10 millones de dólares anuales" (Impacto, núm.2414 ,9 de Junio de 1996 pág. 27).
El mismo Papa publica libros cuyos precios y traducciones le proporcionan millones de dólares. Así sucede con sus otras empresas y propiedades eclesiásticas – subvencionadas por estados practicantes de este culto - y comerciales que se extienden por todo el mundo y que administran el Opus Dei, los Jesuitas, Dominicos y centenares de órdenes fanáticas obedientes al Vaticano, trabajando por él y por un manifiesto cristiano que apuntala la recurrente falacia.


“Un hombre principal le preguntó, diciendo: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?
Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo Dios.
Los Mandamientos sabes: No adulterarás; no matarás; no hurtarás; no dirás falso testimonio; honrar a tu padre y a tu madre.
El dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud.
Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme.
Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque era muy rico.
Al ver Jesús que se había entristecido mucho, dijo: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riqueza!
Porque es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios”

San Lucas Capítulo 17 versículos 18 al 25
Adolfo Vaccaro, escritor argentino | mensajes@adolfovaccaro.com.ar | 2002 - 2017 | Textos disponibles en el sitio: 583