Adolfo M. Vaccaro Sitio oficial

contacto | biografia | site info

Buscar

Ingrese el titulo o parte del contenido a encontrar


VALIDAMOS!

Valid XHTML 1.0 Transitional Valid CSS!

REDES SOCIALES

Perfil en Facebook Canal en YouTube

 
Compartí este texto: Facebook Meneame Googledelicio.us Sonico MySpace Digg Technorati TwitThis LinkedIn Mixx

Poemas y visiones - 02 de Noviembre de 2006

Sombra

Sombra
El amor en mi vida se ha manifestado siempre como mi sombra. A veces anduvo delante de mis pies. En otras ocasiones, detrás de mis pasos. Y, en alguna que otra circunstancia, desapareció de mi visión como tragado por la tierra.

Y por qué digo que el amor fue como mi sombra?. Porque a pesar de estar al lado mío, nunca pudo abarcarme como hubiese merecido.

Mis oídos se nutrieron infinidad de veces con el decir de aquellos, expresándome Te amo. Y por ese solo mecanismo mis anhelos se cargaron de suficiente combustible para llevar a cabo la travesía del mayor de mis ensueños. No hubieron horizontes inalcanzables, ni visiones que frenaran mis sentimientos y mis verdades, acalambrándome hasta la médula de los huesos, luchando por alcanzar la esperanza que otros depositaron en mí, avizorando sus cómodas expectativas.

Fui solitario fakir sosteniendo la templanza.

Fui mesurado en riquezas, puestas al servicio de quienes amaba.

Fui acaudalado en espíritu para colmarme de indiferentes silencios.

Forjé un camino de vida, despojándome de egoísmos atávicos.

Armé con un mecano imaginario los sueños de aquellos que nunca aprendieron a soñar.

Fui la yerma ánfora de los desechos que otros se encargaron de abandonar.

Perdí mi cama de clavos.

La riqueza material en quienes dijeron amarme.

El silencio indiferente que, sin saber por qué, alentaba mis consignas.

También perdí el camino que sustentaba a esas sombras escondidas y engañosas.

Me sustrajeron el mecano de los sueños, por causa de la herrumbre vomitiva del eterno desamparo.

Pero aún me queda el ánfora de los desechos que, como bien resignado, se levanta como estandarte que oprime la vertiente de las sombras que se alejan, una a una, en coro de carcajadas, tratando de despejar a mis ojos de su ingrata mascarada.
Adolfo Vaccaro, escritor argentino | mensajes@adolfovaccaro.com.ar | 2002 - 2017 | Textos disponibles en el sitio: 583