Adolfo M. Vaccaro Sitio oficial

contacto | biografia | site info

Buscar

Ingrese el titulo o parte del contenido a encontrar


VALIDAMOS!

Valid XHTML 1.0 Transitional Valid CSS!

REDES SOCIALES

Perfil en Facebook Canal en YouTube

 
Compartí este texto: Facebook Meneame Googledelicio.us Sonico MySpace Digg Technorati TwitThis LinkedIn Mixx

Cuentos - 03 de Abril de 2004

En el país de las presunciones

En-el-país-de-las-presunciones
¿Cómo sería el periplo de Alicia en el país de las presunciones?


¿Qué harían Hansel y Gretel para salir del laberinto de las presunciones?


¿Quién se encargaría de Caperucita si el lobo fuera una presunción de abolengo? ¿Cuántos se ofrecerían para llenarle la canastita? Seguramente, muchos, dado que en la comarca de las presunciones todo es válido.


En este presunto territorio, es imposible suponer que el Tío Rico no hubiera sido esquilmado hasta el último peso, haciendo las cosas por su cuenta, sin arreglar con el poder de turno. Donald sería más pato que nunca y los sobrinos ya estarían trabajando de ñoquis en algún área gubernamental. Los chicos malos disfrutarían a sus anchas, incorporados a la SIDE y avizorando cualquier proyecto de curro para sacar tajada. El ratón Mickey hubiera sido encarcelado por abogar en favor de la equidad, y Pluto se transformaría en un boludo más, incrementando este índice que tan bien nos califica. El gordo Pete pata de palo seguiría siendo gordo, pero sindicalista, y el Capitán Garfio se encargaría de llevar corruptos, en su crucero, a las Islas Caimanes. Campanita ya hubiera sido violada e incansablemente entrevistada por todos los medios de comunicación, y Peter Pan deambularía por las hamburgueserías abriendo bolsas residuales. A Pinocho le serrucharían el naso para venderlo en un sex shop de segunda mano y a Dumbo lo reclutaría una compañía de aviación, para no tener que pagar mayores indemnizaciones en casos de accidentes aéreos en aeroparque. Minnie y Daisy serían explotadas en algún privado perteneciente a un comisario retirado. La Dama daría con algún country lujoso y el Vagabundo viajaría a Roma como parte de la comitiva invitada a un nuevo jubileo. Luego lo echarían a patadas en el culo por haber acaparado la atención del Papa, perjudicando la imagen de los concurrentes. Los ciento un dálmatas se repartirían, siguiendo el mismo patrón que tuvieron los fondos distribuidos en la legislatura bonaerense. Porky y Anabella deberían previamente pagar la renta presunta para poder ser beneficiados con el plan jefes de hogar. La Bella y la Bestia serían víctimas de un secuestro express, sin pedido de rescate y abandonados en un desarmadero. Al Rey León le derogarían la intangibilidad de su corona, conminándolo a la toma de un BODEN 2013. Betty Boop trabajaría en un reality show televisivo, con sexo explícito y sin pasaje de regreso. A Aladino le estarían frotando las bolas para que baje los niveles del déficit fiscal y milagree la deuda externa. Al Jorobado le dirían ¿otro más?. A la Sirenita ya le habrían hecho la cola y al E.T. la bicicleta. En el país de las presunciones, cualquier cosa puede pasar. Una sociedad de Simpson lo ampara.


Espere su turno. No se olvide de llevar la vaselina.
Adolfo Vaccaro, escritor argentino | mensajes@adolfovaccaro.com.ar | 2002 - 2017 | Textos disponibles en el sitio: 583