Adolfo M. Vaccaro Sitio oficial

contacto | biografia | site info

Buscar

Ingrese el titulo o parte del contenido a encontrar


VALIDAMOS!

Valid XHTML 1.0 Transitional Valid CSS!

REDES SOCIALES

Perfil en Facebook Canal en YouTube

 
Compartí este texto: Facebook Meneame Googledelicio.us Sonico MySpace Digg Technorati TwitThis LinkedIn Mixx

Ensayos y política - 27 de Marzo de 2006

Los ancianos

Los-ancianos
Los ancianos viven en cautiverio. Discriminados. Disgregados.
Los ancianos no tienen derecho a tener sueños. Trabajo. Ni siquiera un Estado que los proteja.
Los ancianos son el tacho de basura, en donde se arrojan los anticipados deshechos de quienes también llegarán a la vejez.
Deben estar alojados en cárceles geriátricas. En presidios neuropsiquiátricos. Encerrados en centros hospitalarios de máxima seguridad. Olvidados en hogares prostibularios, que lucran a través de los despojos definitivos.
La senectud representa, para nuestro país, erogaciones inútiles, que bien pueden ser utilizadas para pagar los intereses de la deuda externa, o para incrementar los presupuestos.
Lo peor que puede pasarle a una Nación es la longevidad, dado que si esta sub-plebe gozara de buena salud, se verían con la dificultad de tener que poner más bancos en las plazas, abrir nuevos centros de jubilados y gastar en juegos de mesa y comprar innecesarias bochas o tejos. Además, ocuparían espacios recreativos, en donde no podrían jugar los niños, e infectarían las playas con imágenes decrépitas y desvalorizantes.
Es probable que la parte dirigencial de Argentina elabore, en el futuro, proyectos de leyes que permitan acelerar la muerte de manera civilizada, para eliminar, de una vez por todas, este flagelo que atenta contra el bienestar del ser humano.
La eliminación, el olvido y la discriminación son los medios para reconstruir una gran Nación.
Adolfo Vaccaro, escritor argentino | mensajes@adolfovaccaro.com.ar | 2002 - 2017 | Textos disponibles en el sitio: 583