Adolfo M. Vaccaro Sitio oficial

contacto | biografia | site info

Buscar

Ingrese el titulo o parte del contenido a encontrar


VALIDAMOS!

Valid XHTML 1.0 Transitional Valid CSS!

REDES SOCIALES

Perfil en Facebook Canal en YouTube

 
Compartí este texto: Facebook Meneame Googledelicio.us Sonico MySpace Digg Technorati TwitThis LinkedIn Mixx

Ensayos y política - 25 de Octubre de 2010

País Marcelo

País-Marcelo
La absolutoria anticultura mediática, ha propiciado el paradigma de las antípodas que hoy se corresponde al "ser argentino". En cada personaje se puede observar la politización de la realidad estólida que comprende al 10% de seres hipnotizados, que ven en la pantalla la ridiculización de la víctima que lleva dentro de su espíritu carente, verdades formativas y olvidadas sobre albures que sustenta el imaginario colectivo.

La riqueza travestida y desocupada, y aquella oportunista, mediadora de las miserias humanas, han permitido que el colapso de una gran parte de la sociedad refugiada en  miedos, desocupación, insalubridad y apoplejía, converjan a las veintidós y treinta horas, cuando la insensibilidad fragüe anodias beleñosas.

Es el momento del show ridiculizado que aviene mancebía, dilapidación de la palabra y un conjunto de albergues prostibularios sostenidos entre imágenes ficticias e inimicísimos sofismas de prosapias iteradas, a modo de desprecio y de inmolación constante.

La vicisitud del ser redobla la apuesta incorporando negaciones inconscientes, esquivando pasados de traumas soslayados entre llantos y estulticias de fracasos pusilánimes, derramando opilativas sanciones impugnadas, mientras la carne se vierte en lupanares propalados y de cómplice sentencia.


Cada quién es quien no dice ser y cada ser es el quién de la culminación ignominiosa.

Es la verdad objetiva de nuestra actual historia. La riqueza del heredero, del corrupto, del ventajero, de aquellos – que sin haber trascendido – hoy se dignan de ser un ejemplo para una juventud que clama por oportunidades de decente trascendencia, mientras el poder del dinero otorga su esclavitud tiránica, permitiendo que el ínvido sustento arremoline a nuevas estadísticas – o raiting – de mismas y exacerbadas fortunas.

Marcelo y Ricardo, inveterados sujetos de un estando sufriente, pertenecientes a otra ecuménica mano de un olvido decenario.
Adolfo Vaccaro, escritor argentino | mensajes@adolfovaccaro.com.ar | 2002 - 2017 | Textos disponibles en el sitio: 583