Adolfo M. Vaccaro Sitio oficial

contacto | biografia | site info

Buscar

Ingrese el titulo o parte del contenido a encontrar


VALIDAMOS!

Valid XHTML 1.0 Transitional Valid CSS!

REDES SOCIALES

Perfil en Facebook Canal en YouTube

 
Compartí este texto: Facebook Meneame Googledelicio.us Sonico MySpace Digg Technorati TwitThis LinkedIn Mixx

Ensayos y política - 01 de Enero de 2004

Pedofilia

Pedofilia
El hombre estaba doblando la esquina, y mientras el niño posaba sus ojos sobre aquella reconocida silueta, un profundo recuerdo iba tomando forma en su conciencia, hasta casi consustanciarse con el agreste entorno.






Su madre lo llamaba a tomar el tazón de leche, sorprendiéndolo con las tortas fritas que aparecían debajo de aquel viejo repasador agujereado, a modo de ilusionista entregando su gran pase de magia. Más tarde, trasponía las puertas del antiguo caserón, dispuesto a esperar a su padre, sentado en el mismo escalón que el hoy le ofrecía. El abrazo se volvía perdurable y entrañable, al tiempo que sus manos se aferraban a las piernas de aquel ser imponente.

Luego, el relámpago.

La violencia y los disparos que lo volvieron guacho, se sucedían, una y otra vez, hasta lograr esconderse detrás de ese tronco de árbol, que siempre le brindaba el reparo necesario y así evitar los vigorosos destellos del sol de la incipiente tarde.

A partir de aquel instante su vida perdió el rumbo, el hogar y los afectos.

El orfanato se hizo cargo, hasta que consiguió escapar.








Aquel hombre ya estaba frente suyo.

En tono de rabia el niño preguntó: - ¿Me trajiste la merca?

Solamente un sí sentenció el minúsculo silencio.

- Entonces, sacala que te la chupo.

Algunos minutos más tarde, sobre la hoja de un diario que anunciaba un nuevo aumento en el PBI, sus ágiles manitas comenzaron a preparar, aceleradamente, su cigarrillo de pasta.
Adolfo Vaccaro, escritor argentino | mensajes@adolfovaccaro.com.ar | 2002 - 2017 | Textos disponibles en el sitio: 583