Adolfo M. Vaccaro Sitio oficial

contacto | biografia | site info

Buscar

Ingrese el titulo o parte del contenido a encontrar


VALIDAMOS!

Valid XHTML 1.0 Transitional Valid CSS!

REDES SOCIALES

Perfil en Facebook Canal en YouTube

 
Compartí este texto: Facebook Meneame Googledelicio.us Sonico MySpace Digg Technorati TwitThis LinkedIn Mixx

Poemas y visiones - 07 de Junio de 2006

Estrella fugaz

Él había nacido para pintar. La visión de aquel recuerdo, cuando la mano de su padre le obsequió su mejor pincel, se lo indicaba. La quiescente actitud de la galería de arte, se lo confirmaba. La prensa que sólo opúsculos ofrecía en casos como esos, había escrito tres columnas resaltando la magnitud de aquella exposición, halagando su obra. Hasta su amigo dilecto, Carlos, hombre duro e insobornable, había transformado su pezgo en ágil arrogancia, manifestando su crítica austera y complaciente. Sin embargo, nadie más que él sabía que jamás había logrado pintar la estrella que viera caer del cielo la noche que murió su padre y de quien heredara su mejor pincel. Por aquel entonces, solamente la adustez de su rostro acompañó el lento cortejo de su progenitor, hasta que el foso se comió palabras celestiales, terrones y cenizas.

Y a pesar de llevar más de cuarenta años pintando cuadros y más de quince ganando buen dinero, fama y prestigio, ninguna noche de sus lienzos reflejaba aquella estrella fugaz enquistada en el último estertor de su viejo.

Esto lo hacía sentir muy mal, atesorando esa complicidad que solamente él y su alma conocían.

Esta noche, mientras estaba plasmando un citéreo fresco de luces y movimientos, el claroscuro hálito de su lamento contenido en el recuerdo, dejó deslizar una lágrima de sus ojos que al caer abruptamente en la punta del pincel, salpicó la tela de cien frágiles fracciones de gota diluida, perpetuando la más hermosa estrella fugaz jamás vista por niño alguno.
Adolfo Vaccaro, escritor argentino | mensajes@adolfovaccaro.com.ar | 2002 - 2017 | Textos disponibles en el sitio: 583